Esther y Juan

Esther y Juan tenían 33 y 37 años, respectivamente, cuando se acercaron a Nascere; ambos presentaban un gran desgaste emocional y económico, ya que antes se habían sometido a dos tratamientos en Estados Unidos para poder quedar embarazados. A ella le habían dicho que su producción de óvulos era lenta y de muy mala calidad, lo cual se veía reflejado en la producción de embriones de mala calidad.
La propuesta de Nascere fue realizar una evaluación quirúrgica de las características de la pelvis y de la cavidad uterina. En la cirugía encontramos algunas adherencias (uniones anormales de tejido) dentro de la cavidad uterina, por lo que decidimos tomar un par de meses de preparación para mejorar la condición de los óvulos y las características del endometrio.
Se inició la administración de medicamentos para la fertilización in vitro y se pudieron obtener seis óvulos, los cuales se fertilizaron por dos técnicas diferentes y logramos tener un embrión de muy buena calidad.

Hoy Esther tiene 3 meses de embarazo. La preparación adecuada previa al tratamiento es clave para lograr un mejor resultado, es más importante tener una mayor calidad ovular embrionaria que una mayor cantidad.