Esther y Juan tenían 33 y 37 años, respectivamente, cuando se acercaron a Nascere; ambos presentaban un gran desgaste emocional y económico, ya que antes se habían sometido a dos tratamientos en Estados Unidos para poder quedar embarazados. Leer testimonial completo