Tratamientos de baja complejidad

Algunas veces no es necesario hacer una intervención tan compleja para lograr que una pareja se embarace. Parte de lograr un embarazo efectivo radica en escuchar al cuerpo, quizá sólo sea necesario saber la fecha exacta en que la pareja es fértil o ayudar a fortalecer los óvulos y preparar a los espermatozoides.

Acércate a Nascere y descubre de lo que hablamos, tener un bebé sano en casa es más sencillo de lo que imaginas.

Seguimiento folicular y coito programado

En ocasiones el único problema que enfrenta la pareja es el desconocimiento de los días fértiles, esto es cuando se encuentra la mujer ovulando, que será cuando exista posibilidad de lograr un embarazo.

Actualmente, el ultrasonido nos permite saber cuándo existe o se está cerca de la ovulación y será en este momento en el que se recomendará tener relaciones sexuales para incrementar la posibilidad de embarazo.

En ocasiones podemos administrar medicamentos que favorezcan el crecimiento ovular (inductores de la ovulación) y posteriormente indicar el tener relaciones sexuales.

Inseminación intrauterina

Existen ocasiones en las que la pareja no requiere de técnicas de reproducción asistida, en las que se implique la manipulación de los gametos o de la fertilización en un laboratorio; es entonces cuando se recurre a uno de los métodos más sencillos o llamado de baja complejidad, como es la inseminación intrauterina.

Para esta técnica se estimula el crecimiento de los óvulos en la mujer por aproximadamente 10 días y una vez que han alcanzado un tamaño suficiente, se solicita una muestra seminal de la pareja, esta muestra se somete a un proceso llamado capacitación espermática (la cual mejora la calidad de la muestra). Ese mismo día la muestra seminal es colocada en el interior del útero de la mujer, de esta
manera se optimizan las condiciones para que la fecundación pueda ocurrir naturalmente en el interior del organismo femenino.

Indicaciones para la inseminación intrauterina:

  • Problemas en las características del flujo producido por el cuello del útero
  • Disminución moderada en la cantidad y/o calidad de los espermatozoides
  • Alteraciones inmunológicas
  • Endometriosis leve a moderada
  • Infertilidad de causa inexplicable
  • Falla en la ovulación
  • Síndrome del ovario poliquístico