Tratamientos de alta complejidad

Assisted hatching (eclosión embrionaria)

El Assisted Hatching es una técnica que facilita la implantación del embrión en el útero. Esta técnica se basa en el adelgazamiento de la membrana que rodea al embrión con el uso de diferentes técnicas en las que se incluyen químicos (ácido tyrodes) que pueden tener un efecto tóxico al embrión. Es por esto que Nascere utiliza tecnología láser para evitar cualquier daño.

Esta técnica está indicada en mujeres que han tenido fallas en ciclos de fertilización in vitro previos, con niveles altos de Hormona Folículo Estimulante (FSH), o disminución en los niveles de hormona antimulleriana, lo que significa que puede existir un envejecimiento prematuro del óvulo, cuando los embriones obtenidos por fertilización in vitro están muy fragmentados, en embriones con zona pelúcida muy gruesa y en embriones que han sido criopreservados.

Fertilización in vitro

En caso de que la pareja sea candidata a este tratamiento, el óvulo se pone en contacto directo con un grupo de espermatozoides, con la finalidad de que uno de ellos logre penetrarlo y así iniciar la fertilización.

En el laboratorio se colocan óvulos y espermas. El espermatozoide penetrará por sí mismo el óvulo. Una vez que los gametos se fusionan, ocurre una serie de complejos mecanismos, a fin de unir el material genético de ambos gametos y lograr un óvulo fertilizado, que posteriormente se convertirá en un embrión.

Día a día se vigilará el desarrollo de sus óvulos fertilizados, los cuales serán puestos en el útero de 3 a 5 días después de haber sido extraídos (proceso de transferencia).

Indicaciones para Fertilización in vitro:

  • Infertilidad femenina por patología tubárica bilateral
  • Infertilidad por factor masculino
  • Disfunción ovárica
  • Endometriosis
  • Anticuerpos anti-espermatozoides en la mujer o en el hombre
  • Fallo de inseminación intrauterina
  • Infertilidad de origna inexplicable
  • Perdida gestacional recurrente (PGR)
  • Disminución en la reserva ovárica (conteo de folículos preantrales / hormona antimulleriana (HAM))

Inyección intracitoplasmática del espermatozoide (ICSI)

Cuando ha fallado la fertilización in vitro convencional o cuando la cantidad de espermatozoides se encuentra disminuida (oligospermia), con formas anormales (teratozoospermia) o cuando la movilidad no es la adecuada (astenozoospermia) con una mayor fragmentación en el ADN, cuando la calidad ovular no es la adecuada o cuando contamos con un número reducido de ovulos, una alternativa es realizar una inyección intracitoplasmática (ICSI).

Esta técnica consiste en la inserción directa del espermatozoide dentro del óvulo, a través de un micropipeta. De igual forma, al día siguiente se verifica si se han conjuntando los materiales genéticos del óvulo y el espermatozoide, de ser así los ahora llamados óvulos fertilizados son mantenidos en una incubadora; de continuar su correcta división, al tercer día serán colocados mediante un catéter dentro del útero (proceso de transferencia).

Indicaciones para inyección intracitoplasmática del espermatozoide:

  • Calidad seminal alterada.
  • Falla de la Fertilización in vitro.
  • Baja respuesta a la hiperestimulación ovárica controlada (HOC).